El próximo domingo un grupo de personas harán una manifestación para reclamar por la actuación sobre el Edificio conocido como Centro de Discapacitados. Y la verdad, me siento desconcertado, o muy confundido. Para entender mi desconcierto deberíamos hacer un poco de memoria.

Cuando hablamos del Centro de Discapacitados Físicos y Psíquicos de Torrevieja nos referimos al edificio que se encuentra totalmente terminado desde hace mucho, pero mucho tiempo. Este centro se terminó allá por 2012. Y nunca, pero nunca, tuvo presupuesto para su funcionamiento. Es decir, se gastaron la friolera de 5.000.000 de euros en un edificio que cuando se construyó ya se sabía que el Ayuntamiento NO tenía recursos para gestionarlo. Esta consideración es importantísima: se hizo una obra sin la partida presupuestaria para poder ponerlo en marcha.

Quiere decir que irresponsablemente se gastó una fortuna en un edificio que tenía todas las posibilidades de quedarse totalmente vacío, como finalmente ocurrió, hasta que al nuevo gobierno de Torrevieja se le ocurrió una solución.

Y si hablamos de la construcción en sí se debe destacar que a pesar de su edad nace con un concepto antiguo, así que para poder utilizarlo hay que realizar reformas. Muchas reformas. Resumiendo: tenemos un edificio nuevo, vacío, sin partida presupuestaria y que necesita reformas.

Todos estos problemas llevaron a que el PP no pudiera siquiera iniciar un expediente para ponerlo en marcha. Tiene que quedarle claro a todo el mundo que el Ayuntamiento no tiene la capacidad económica para gestionarlo. Y la Generalitat nunca lo tuvo en sus planes porque se construyó sin su autorización. Por tal motivo, tampoco tiene partida presupuestaria para gestionarlo.

Llegados a este punto, en 2015 con el nuevo gobierno se negocia con la Generalitat para su apertura. ¿Y a qué solución se llega? La Generalitat hará las reformas necesarias para que haya una zona para las personas con necesidades especiales y en la otra zona la misma Generalitat la usará para menores huérfanos, para menores tutelados. Y aquí es donde empieza a nacer mi desconcierto que comentaba anteriormente. Tenemos un edificio vacío, sin uso, no contamos con el presupuesto para hacerlo funcionar, nadie lo quiere y se consigue que en breve se hagan las reformas, que en breve las personas con necesidades diferentes tengan un espacio más para su atención, y ¿hacemos una manifestación?  ¿No les suena un poco hipócrita que haya gente que se oponga a que en el pueblo haya un hogar para huérfanos? ¿O lo que verdaderamente molesta es que este gobierno sea capaz de darle un fin útil a una inversión de 5.000.000 euros?

Con los permisos correspondientes todo el mundo tiene derecho a manifestarse, faltaba más, pero suena a manipulación. Debemos ser realistas. En breve, tendremos parte del edifico en uso para personas con necesidades especiales, y en el resto del edificio habrá menores tutelados. Todo lo demás es demagogia barata, lo que siempre sucede en época electoral.

Marcos Tomasella

Secetario de Acción Electoral – PSOE Torrevieja