Seleccionar página

Feliz año 2022

por | Ene 13, 2021 | Torreguia

Os deseo que el año 2021 pase pronto. El optimista hoy es una especie en extinción. Ver las calles de Torrevieja y de la comunidad autónoma a las cinco de la tarde muertas por decisión del Presidente de la Generalitat Ximo Puig, al mismo tiempo que permite que en la ciudad de Valencia se desarrolle una actividad festiva multitudinaria con tumultuosa asistencia de potenciales infectados de Covid, certifica el viaje hacia ninguna parte en el que nos encontramos inmersos de la mano de los socialistas y de los comunistas. Si lees este artículo a oscuras con la luz apagada para ahorrar, también lo entenderé. El mismo Pablo Iglesias que se vendía como habitante de poco más que un zulo en Vallecas y vomitaba bilis contra Rajoy porque las compañías eléctricas subían la luz en enero de 2017, ahora desde su mansión de Galapagar con una doble dotación de escoltas protegiéndole permanentemente y con dos coches oficiales preparados para cualquier necesidad que le surja 24 horas 7 días a la semana, consiente la subida del importe del recibo de la electricidad A TODOS en la mayor ola de frío en España en 100 años un 27 por ciento. ¿Qué dirá ahora el vicepresidente del Gobierno de Pedro Sánchez? ¿Arremeterá contra Franco? ¿Acusará al Gobierno del que forma parte de ser «cómplice de la codicia de las compañías eléctricas», como así acusaba al presidente Rajoy en 2017? La realidad es que el cierre amplísimo de toda actividad en Reino Unido y Alemania hasta finales de febrero revienta la economía de nuestra tierra sin remisión. Las administraciones públicas endeudadas más allá de sus posibilidades, como la autonómica y la central del Estado, van directas a un escenario idéntico al del año 2010. La combinación que resulta de la subida generalizada de impuestos, las restricciones preventivas del Covid y la incapacidad de los gobiernos de coalición socialistas y comunistas para adoptar las medidas necesarias para reanimar lo poco que quede de la economía valenciana y española, nos llevan directos a un escenario de paro y depresión. Visto lo visto, la solución más racional a esta ruina total pasa por confinarnos un mes y que nos vacunen a todos en un proceso continuado sin interrupciones. Acierta Sanidad Excelente al pedirle al Presidente Puig que busque la colaboración público-privada con Ribera Salud y nos pinchen a todos ya. En el dulsísimo nombre.